Animacion Latinoamericana

Línea de tiempo de la animación Latinoamericana

Una línea de tiempo sobre nuestra historia de la animación.;xNLx;;xNLx;Esta línea de tiempo comenzó como un trabajo de adscripción para la Cátedra de animación de la UNLP, luego se extendió y diseñó como un portal de conexiones entre producciones latinoamericanas de animación con la intención de servir de guía para estudiantes e investigadores en general. ;xNLx;;xNLx;Idea Original y Diseño: Dante Sorgentini;xNLx;Coordinación General y Montaje: Luis Vázquez (México) y Dante Sorgentini (Argentina).;xNLx;;xNLx;Redacción y recopilación:;xNLx;Dante Sorgentini (Argentina);xNLx;Vázquez Hernández, Luis Gabriel (Mexico);xNLx;;xNLx;Patricia Menghi (Argentina);xNLx;Javier Ignacio Luna Crook (Argentina);xNLx;Carolina Sanchez (Colombia);xNLx;Sergio Armand (Argentina);xNLx;;xNLx;Y toda la gente de esta comunidad:;xNLx;https://www.facebook.com/animacionlatinaeneltiempo/

1924. Adaptación de la tira Bringing up father por Carlos Borcosque

“Vida y milagros de don Fausto”, presumiblemente la segunda animación chilena de la historia, es dirigida por Carlos Borcosque, con dibujos de Carlos Espejo, argumento de José Fernández Ruiz, y realizada en Estudios Cinematográficos Borcosque. Se basa en la famosa tira cómica “Amenidades del diario vivir” (Bringing up father) creada por el estadunidense George Macmanus , la cual aparecía desde 1922 en el diario chileno El Mercurio, con sus personajes Don Fausto y Crisanta, dos nuevos ricos norteamericanos. Se menciona que el fime incluía algunas adaptaciones al ambiente local chileno. La película se divide en 5 actos, los que se dieron con intermedios en los cines. Como no se conserva el material, no se sabe la verdadera calidad de su animación, ni la duración de los mismos, sólo que sumaban alrededor de las 2 horas, y que se usaron “un millón de dibujos” según un aviso del diario “La Nación”.

La animadora chilena Vivienne Barry imparte un taller en la UdeG que marca a René Castillo

La animadora chilena Vivienne Barry imparte en el Depto. de Cine y TV de la Universidad de Guadalajara un taller de animación, al que asiste, además de Cecilia Navarro y Francisco Guzmán, el estudiante del ITESO (Instituto Tecnológico de Estudios de Occidente) René Castillo, quien recién recuperado de grave accidente y al tomar este taller, se inspira fuertemente para encaminar su carrera como animador, realizando ejercicios con plastilina en video como Guitamorfosis (1992), Matasanos (1994), “Oye” (1995) y “Ojo por ojo” (1996). También realizaría, para la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, las cortinillas “El salvavidas” (en 2D digital) y “Monarca” (con dibujos y cutout).

Cecilia Navarro produce en Guadalajara el corto “Cerraduras”

Este cortometraje de animación jalisciense producido en video por la Universidad de Guadalajara es al parecer el más antiguo conservado en la región. Cecilia se convertiría en la misma UdeG en una de las primeras y principales docentes de animación de la región; un impulso académico que se suma al de los maestros Daniel Varela y Rigoberto Mora. El guión del corto es una pesadilla que tuvo, recreada en fotos en blanco y negro en que a una chica le emergen cosas del rostro. Otros cortos que realizaría serán “Quinto Centenario” (1992, producido dentro de un taller con el uruguayo Walter Tournier en Quito Ecuador), las cortinillas para la FIL “La tercera es la vencida” (1993) y “Las buenas conciencias” (1994), y su última obra, “Filiofobia” (1997) ganadora al igual que “Cerraduras” del 1er lugar de Arte y Experimental en el Festival y Muestra Nacional de TV y Video de las Instituciones de Educación Superior (ANUIES).

Dominique Jonard estrena La Degénesis

Con una filmografía extensísima, el autodenominado “franco-purépecha” Dominique Jonard Giraud (L’Arbresles, Francia) avecindó en México desde 1977, mayormente en Morelia. Con una formación ecléctica y azarosa, este ‘Woody Allen’ de la animación mexicana llegó a convertirse en el cineasta más prolífico del país, y ha formado por sí mismo toda una corriente del género. Sus cintas, generalmente en animación de recorte, narran historias concebidas, contadas y dibujadas por niños; se trata de películas realizadas en talleres que ha impartido bien sea en comunidades indígenas, con menores infractores en correccionales, o en escuelas urbanas situadas en la frontera con E.U. De la mano de los niños, ha capturado y reflejado como pocos no solo el colorido y vigor tan propios de la imaginería y folclor mexicanos, sino que rescata y retrata usos y tradiciones de las culturas originarias de la región en turno. En sus talleres bien puede abordar substanciales problemas sociales, o temas ecológicos. La Degénesis (1998), es una de las contadas obras personales del francés (la mayoría son impartiendo sus talleres infantiles de animación). En esta obra, apoyada por el IMCINE, experimenta nuevamente con la plástica y la narrativa de la artesanía popular mexicana, tomando la tradición ceramista de los diablos de Ocumicho, Michoacán, para contar la historia de un “génesis poco común” en la que participan Adán, Eva, Dios y, por supuesto, el clásico diablo del lugar. En su cortografía se encuentran los siguientes trabajos: Evolución (video, 1988); El carero de Don Chi, Itziguari, y Tembucha xepiti (El novio flojo (16mm, 1990); Selva dentro (1993 pixilación, rotoscopio, dibujo, recorte y participación de actores, lo terminó con Carlos Carrera);¡Aguas con el botas! (1994, 1er corto con apoyo de IMCINE, Pitirre a mejor cortometraje de Cinemafest de San Juan, Puerto Rico); Rarámuri, pie ligero (1995, estrenado en el Festival Annecy, Francia); Desde adentro (1996, 1er lugar del Festival de la Habana); Santo golpe (1997); La Degénesis (1998); y Un brinco pa’llá (2000)

Walter Tournier termina película de stopmotion "Selkirk, el verdadero Robinson Crusoe"

El animador Walter Tournier culmina la realización de la primera película de largometraje latinoamericano en stopmotion: Selkirk, la verdadera historia de Robinson Crusoe. Coproducción de su estudio Tournier Animación con La Suma (UY), Maíz Producciones (AR) y Cineanimadores (CH). La película se estrenó en 2012.

Comienza a realizarse el 1er largometraje animado en México: Los tres reyes magos, de Fernando Ruiz

Tiempos del estado omnipresente. Con Luis Echeverría en la presidencia y su hermano Rodolfo al frente del Banco Cinematográfico, éste último decide que México “debía hacer algo de animación” y busca a Fernando Ruiz, quien lo convence de producir un largometraje. Partiendo de un argumento de Rosario Castellanos y Emilio Carballido (en este momento encargado de CONACINE), el guión lo adapta el escritor cinematográfico Adolfo Torres Portillo, quien por razones burocráticas y legales, aparecería nominalmente como codirector. Con la intención inicial de armar una aproximación al tema navideño desde la óptica latina, resaltando las costumbres y artesanías mexicanas, Ruiz estructuraría una película con una estética más bien disneyana, con un mexicanismo similar al que Disney había inventado desde “Los tres caballeros” (1944), en su forma de combinar “el colorido con la música mexicana”; esto para reducir riesgos económicos, con un camino relativamente seguro. El largo implicó un presupuesto de producción de poco más de 2 millones de pesos, la importación de una flamante cámara Oxberry, y los 6 a 8 meses estimados se prolongarían a casi 2 años. Contaría con cerca de 160 dibujantes, y con excepción de José Márín, Caludio Baña y Ricardo Fernández, casi todo el equipo de producción era nuevo en el medio, con gente que iniciaba, como Daniel Martínez, Ismael Linares, Moisés Velasco, Rafael Escudero, Juan Manuel Macías, Enrique Martínez Maurice, Kadzuo Tawa, Ricardo Gaona, Germán Favila, Israel Vilchis, Ricardo Ruccione y Carlos Rodríguez. (ver también 1976)

El FICG abre su categoría de cine animado a video, la brecha de la era digital queda oficialmente marcada

2010 se podría entender como un punto definitivo de inflexión: el año en que el video digital y el cine tradicional en celuloide de 35mm finalmente se equipararon, y confluyeron. Y da inicio un nuevo tiempo: La era en la que preponderarían los formatos digitales, por accesibles, económicos, y con la posibilidad de brindar una similar (y poco a poco, incluso mejor) calidad de imagen en sus cortos. En este año, el Festival Internacional de Cine de Guadalajara (el más reconocido del país, y por muchos años uno de los festivales más exclusivos, ya que sólo admitían trabajos hechos en formato cine en su categoría de animación) abrió la convocatoria a cortos terminados en video digital. Una nueva era, y una nueva manera de hacer animación en México comienza, cuando nuevos autores tienen posibilidad poco a poco abrirse lugar en el costoso, sempiterno, y reducido círculo del cine animado nacional.

Animadores extranjeros imparten 2 simbólicos talleres de animación: Dominique Jonard en la UNAM, y Skip Battaglia en la UDG. Y los inicios de Luis Téllez.

En 1995 Dominique Jonard imparte para la Dirección de Actividades Cinematográficas y la Filmoteca de la UNAM un taller de animación en el que se integran Ulises Guzmán, Luis Téllez, Alejandra Ávila y Jose Luis Rueda (personajes clave en la producción animada de final de siglo XX y principios del siguiente milenio). En dicho taller realizan “Mis sentidos en tu espera”, un pequeño corto terminado en video, combinación de técnicas de pixilación, acción en vivo y dibujos animados hechos con lápiz sobre papel, hecho ex profeso para participar en el Festival de Cine Erótico. Pero más allá del logro de este minifilme, para entender de qué hablamos y la importancia de la gente reunida en este taller, podemos mencionar que José Luis Rueda era entonces productor del corto generado en la Ibero “4 maneras de tapar un hoyo” que sería seleccionado al siguiente año por el Festival de Cannes. Ulises Guzmán quedó tan motivado con el taller, que propuso y ganaría en 1995 el 3er lugar en el concurso de guión para cortometraje de IMCINE, con el proyecto animado “Malapata” (2001). Luis Téllez colaboraría con Jonard en su proyecto Degénesis (1998) y en unas cápsulas de 40 segundos pactadas por el francés con la UNICEF, dirigiendo el clip “El show debe terminar” (1998); trabajaría en 1996 con Guzmán en “Malapata”; y en 1998 con José Angel García Moreno en Catrina Posada y la Gran Piedra (2001), y con Lourdes Villagómez en Síndrome de Línea Blanca (2003-2005). Además de esto, Téllez trabajaría por un tiempo en el estudio Visiographics de Mario Noviello, donde conoció a René Castillo (cuando Visiographics le ayudaba a filmar los créditos de su opera prima “Sin sostén” (1998)). Este encuentro firmaría el destino de Luis… quien migraría definitivamente a Guadalajara para comenzar con René la producción del corto “Hasta los Huesos” (2001). Por su parte, en Guadalajara, Skip Bataglia imparte un taller de animación en la UdeG. La idea de este taller era formar a futuros maestros locales de animación. En él, los moneros Jis y Trino incursionaron en el mundo de la animación al realizar, en colaboración con Rigo Mora, y Claudia Lozano, "Ángeles del fin del milénium", en el que un hombre fotografía a un ángel, y termina arrollado por un camión de basura. Al año siguiente, Trino realizaría una serie de animaciones humorísticas en el contexto de los Juegos Olímpicos de Atlanta, que fueron patrocinadas por Bancomer y trasmitidas por el Canal 13 al final del programa “Los protagonistas”.

Carlos Sandoval hace adaptación de "Los Supermachos" de Rius

Por cuenta personal y con apoyo para color y delineado de algunos compañeros de PASA (Producciones Animadas S.A.), Carlos Sandoval realiza un corto de casi 3 minutos basado en Los “Supermachos” del monero Rius. Comenzado en 1969, el animador adapta fiel y eficazmente una secuencia de la historieta de humor político, que satirizaba el demagógico ritual del discurso presidencial de cada 1ro de septiembre. Lamentablemente, en el ambiente represivo posterior al movimiento estudiantil de 1968, Editorial Meridiano había arrebatado a Rius los derechos sobre sus personajes, y el historietista ni siquiera quiso ver el corto, quizá pensando que la editorial tenia algo que ver con el proyecto. (Ver más de PASA en 1966)

El documentalista Adolfo Garnica realiza animación de muñecos “¡Viva la muerte!”

Adolfo Garnica, proveniente del medio del documental y cine experimental, realizó un corto llamado “¡Viva la muerte!, cinta en la que recrea los festejos del día de muertos, animando juguetes y muñecos mexicanos de origen artesanal. En la producción se usaron más de dos mil figuras provenientes de las colecciones del escultor Martín Rentería, Carlos Martínez Sánchez y Luis Osorno Barahona.

Launch
Copy this timeline Login to copy this timeline 3d

Contact us

We'd love to hear from you. Please send questions or feedback to the below email addresses.

Before contacting us, you may wish to visit our FAQs page which has lots of useful info on Tiki-Toki.

We can be contacted by email at: hello@tiki-toki.com.

You can also follow us on twitter at twitter.com/tiki_toki.

If you are having any problems with Tiki-Toki, please contact us as at: help@tiki-toki.com

Close

Edit this timeline

Enter your name and the secret word given to you by the timeline's owner.

3-40 true Name must be at least three characters
3-40 true You need a secret word to edit this timeline

Checking details

Please check details and try again

Go
Close